Tercer pack de Minis

Tierno, bonito, respetuoso. La periodista y bloguera Idoia Arraiza, de Y además mama, firma el cuento El oso que comía helados y que protagoniza un cariñoso oso al que le gusta comer helados, los helados de un niño al que conoce en el bosque donde viven… Está escrito en mayúsculas e ilustrado por las manos de Ainara Azpiazu, quien ya dibujó a Luma.

osotipografia

La maestra y bloguera Maribel Jiménez –¿la conoces? Escribe el blog De mi casa al mundo y en las redes la encontrarás firmando como Aguamarina– ha traído la poesía a los Minis escribiendo haikus (pequeños poemas de tradición japonesa) para describir las emociones que en ella despierta el invierno. Y para dibujar la estación más melancólica del año, Marga Gayá ha pintado en tonos azules, rosados y blancos preciosas acuarelas con muchos gatos, castañas, troncos sin hojas en las ramas, nieve…

invierno_webmarga8

 

Y de la belleza y la poesía, con una facilidad tremenda, como si fuéramos un niño, pasamos a lo escatológico 😉 Pedo, caca, culo. ¡Leamos! ¡Escribamos! Pero con humor 🙂 Este es el libro perfecto, o al menos así lo ve mi hija, que mientras escribo esto tiene cinco años y medio, para empezar a leer. De hecho es el primer libro que ha leído. Sola. Sentada en la taza del wáter. Como debe ser. Es básicamente un juego de tipografías (mayúsculas, minúsculas, enteras y punteadas para reseguir) combinadas con las ilustraciones de Daniel Borrego Gallardo, a quien le puse en un apuro cuando le pedí que dibujar un pedo. Y luego varios. ¡Ops!

la_señora_del_baston

Y del sentido del humor a lo serio… Demos otro giro de 180º. No sé si a tu hijo o hijos les pasa, pero al menos a mi niña le empezó a preocupar la muerte cuando tenía poco más de tres años. ¿Nos moriremos? ¿Cuándo? ¿Por qué? ¿Se quedará sola? En La señora del bastón escribo sobre la muerte desde la naturalidad, el paso del tiempo, sin dramas. No todas son así, lo sé, pero de algún modo hay que abordar este tema y me pareció que desde la naturalidad es lo más sensato. Los animales, las plantas, las personas mayores fallecen. Nuestros seres queridos se van pero de un modo u otro siguen con nosotros gracias a sus enseñanzas, sus rutinas, sus quehaceres. Sin religiones ni explicaciones morales (de esas debe encargarse cada familia según sus propias creencias) pero desde el sentimiento más básico y humano que es el recuerdo. Mirari Sagarzazu dibuja en tonos verdes la casa de la señora Rigoberta Salamandra, una simpática anciana que ha tenido una vida preciosa y una preciosa familia.

Sobre la familia, concretamente sobre los hermanos, exactamente sobre lo difícil que es a veces ser hermano mayor, escribe Laia Ruiz. Ella es una de mis mejores amigas, una de esas personas que me acompañan desde que soy niña y a quien entiendo y me entiende con una mirada. Por eso cuando consiguió darle la vuelta a los agobios que sintió con la gestión de las emociones cuando llegó su segundo hijo le propuse que escribiera algo al respecto. Y así lo hizo, desde el punto de vista de su hijo mayor. El niño. Siempre el niño. Recuerda: los Minis siempre se ponen en el punto de vista del niño. A ellos nos dirigimos, para ellos escribimos. Así que cuando aparecen los celos, las rabietas y las travesuras como madres, y escritoras, nos preguntamos ¿por qué las hacen? ¿cómo las podríamos gestionar? Pensando juntos encontramos soluciones.

Por último, un poco de vida cotidiana. En Una moneda en el bolsillo nos verás a Emma y a mí una tarde cualquiera: recados, caprichos, artistas callejeros, necesidades, belleza y dinero. ¿Cómo gastamos nuestro dinero? ¿Con quién lo compartimos? Mi querida Sara Olmos, ilustradora de La tormenta y El manzano, se encarga de dibujar nuestro día a día y de captar los matices (arriba Ali, el músico callejero que solemos escuchar en el barrio y que también aparece en el Mini).

terceros minis

Precio del Pack:

8,00€

Incluye los siguientes libros:

El oso que comía helados

Limpiar selección

Invierno

Limpiar selección

La señora del bastón

Limpiar selección

Palabras

Limpiar selección

Estoy aquí

Limpiar selección

Una moneda en el bolsillo

Limpiar selección

En stock

Productos relacionados

  • El oso que comía helados

    Tierno, bonito, respetuoso. La periodista y bloguera Idoia Arraiza, de Y además mama, firma el cuento El oso que comía helados y que protagoniza un cariñoso oso al que le gusta comer helados, los helados de un niño al que conoce en el bosque donde viven… Está escrito en mayúsculas e ilustrado por las manos de Ainara Azpiazu, quien ya dibujó a Luma.

    Comprar
  • Invierno

    La maestra y bloguera Maribel Jiménez –¿la conoces? Escribe el blog De mi casa al mundo y en las redes la encontrarás firmando como Aguamarina– ha traído la poesía a los Minis escribiendo haikus (pequeños poemas de tradición japonesa) para describir las emociones que en ella despierta el invierno. Y para dibujar la estación más melancólica del año, Marga Gayá ha pintado en tonos azules, rosados y blancos preciosas acuarelas con muchos gatos, castañas, troncos sin hojas en las ramas, nieve…

    Comprar